Claves para transformar cursos presenciales en cursos online

Ya hemos hablado mucho en este blog de las ventajas de la formación online frente a la presencial, así que no vamos a enfocarnos en ese tema hoy. Pero a lo largo de estos años con nuestra plataforma de formación online hemos visto cómo muchos profesores crean y desarrollan sus cursos y seminarios online. Sabemos qué suele gustar al alumnado y cuáles son los errores más frecuentes al impartir e learning. Y uno de ellos (quizás uno de los que más se cometa) es creer que puedes “volcar” tus cursos presenciales al formato online y ¡voilá! Ya tienes un curso online. 

Pues no, no es así… Así que hemos decidido escribir este post para ayudar a aquellos que van a dar el salto desde la formación presencial al elearning y a aquellos que disponen de amplia documentación de sus cursos presenciales y aún no saben cómo transformarla en un curso online. 

¿Quieres pasar tu curso presencial a online? Vale, pero antes, vamos aclarar algunos conceptos…


¿Qué es un curso en línea? ¿Qué es un curso online?

Un curso en línea es una formación que se realiza de forma no presencial a través de un dispositivo con conexión a Internet, utilizando las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs).

¿Cuáles son los cursos presenciales?

Aquellos en que los estudiantes asisten regularmente a clase y desarrollan su proceso de aprendizaje en un entorno grupal moderado por un profesor.


Puedes convertir tu curso presencial en 3 tipos de curso online:

  1. Asíncrono: La interacción no ocurre en tiempo real. Son aquellos cursos que se realizan por email, por ejemplo.
  2. Síncrono: La interacción es en tiempo real. Es la opción más recomendable y usada en la actualidad.
  3. Híbrido. Una mezcla de las dos anteriores. Puedes enviar el curso online por email y realizar un webinar en vivo, por ejemplo.

Cómo convertir un curso presencial en online en 7 pasos

Si has impartido cursos offline conocerás esa maravillosa sensación de estar frente al alumnado y conocer sus inquietudes. Pero crear cursos presenciales suele ser caro y si quieres abarcar un mayor número de estudiantes y aprovechar las bondades que te ofrece la tecnología lo mejor es que pases al mundo online. Tranquilo/a, no vas a perder la sensación de estar frente al alumnado. Y al ser formador/a, es casi obligatorio que conozcas nuevos métodos de enseñanza y las herramientas que Internet te ofrece para desarrollar tus cursos.

Y a todo esto hay que unir que generarás más ingresos y te convertirás en un referente en tu sector. ¿Suena bien? Pues vamos a seguir…

1. Contenidos

Al tratarse de entornos diferentes, debes adaptar la estructura de tu curso offline a la modalidad online. Ten siempre presente que los contenidos se van a visualizar en la pantalla de un ordenador y un móvil, y deben estar adaptados a ambos formatos. Aquí, el “corta y pega”, no sirve.

Lo primero que tienes que hacer es pensar el formato en que vas a impartir el curso: vídeo, webinar, texto, formato mixto, etc. Una vez elegido el formato, hay que dividir la documentación en módulos, y los módulos en temas o lecciones.

Os voy a mostrar un ejemplo. Supongamos que tengo un extenso curso de marketing de contenidos que he impartido de forma presencial y voy a transformarlo en un curso online. Podría hacerlo así (por supuesto, es una opción personal, no es obligatorio este formato):

Módulo 1: ¿Qué es el marketing de contenidos? (Formato Webinar)

Módulo 2: Tipos de contenidos (Vídeo)

Tema 1: Web (Vídeo)

Tema 2: Blog (Vídeo)

Tema 3: Landing Pages (Vídeo)

Tema 4: Redes Sociales (Vídeo)

Tema 5: Otros tipos. (PDF)

Módulo 3: Herramientas de gestión de contenidos (Vídeo)

Tema 1: CMS (Vídeo)

Tema 2: Wordpress (Vídeo)

Tema 3: Otras herramientas (PDF)

Módulo 4: Cierre. Preguntas, comentarios, dudas (Webinar)

También debes prestar mucha atención al proceso de curación de contenidos. ¿Cuáles son válidos para tu curso online? ¿Qué contenidos debes retocar para adaptarlos al mundo online? ¿Cuáles tienes que desechar? Recuerda que cuanto más especializado sea tu curso online, más impacto y posibilidades de venta tiene, la Red está llena de cursos genéricos (muchos de ellos incluso gratuitos). 

Lectura Recomendada:

2. Diseño

Un buen diseño es clave para que un curso online funcione, así que debes cuidar la parte visual. No se trata de que esté perfecto (puede que así nunca llegues a publicarlo), pero sí debe cumplir unos mínimos estándares de calidad.

En esta área, debes cuidar que todo tenga un aspecto común: utiliza los mismos colores para todo el curso, el mismo tipo de letra, el mismo tono, coloca los datos que consideres oportunos por todas partes (tu email, tu nombre, tu perfil de Facebook, etc).

3. Duración

Los tiempos en Internet varían mucho de una sesión presencial, y en muchos aspectos. 

Seguramente, tendrás que “comprimir” los contenidos de tu curso offline, y dejar sólo lo más importante para tu curso online. Los usuarios no suelen aguantar sesiones muy largas de aprendizaje. Te recomendamos unos 10 minutos de vídeo, aunque en los webinars puedes usar algo más de tiempo, ya que son más participativos.

Sin embargo, los cursos online duran más que los cursos presenciales. Por hacer una estimación, un curso presencial de una semana deberá ser de cuatro semanas en el canal online. Por lo que hemos dicho, los contenidos deben dividirse en pequeñas píldoras de aprendizaje y además debemos contar con que los alumnos necesitan más tiempo para trabajar la información que les ofreces de forma individual.

Lectura recomendada:

4. Protección de los contenidos

Podemos decir que en una clase presencial tenemos cierto control de nuestros contenidos, ya que nuestra aula es privada. En el mundo online es más difícil evitar que otras personas se apropien de nuestro material. Por eso tenemos que proteger nuestros contenidos en la medida de lo posible, no sólo los que creamos nosotros (como infografías o powerpoint), también debemos usar elementos que no vulneren los derechos de autor de otros.

Lectura recomendada:

5. Título y Subtítulo

Quizás en la formación presencial no sea tan evidente (depende de los canales de promoción que utilices), pero en el mundo online cada palabra importa, y mucho (si no, que se lo digan a Google). Debe ser atractivo, contener las palabras clave que ayuden a los usuarios a encontrarlo, apelar a los beneficios de la formación… No es tarea fácil, pero las ventajas de un buen título son enormes.

Lectura recomendada:

6. Soporte

Como norma general, en los cursos presenciales se resuelven dudas durante la clase y el profesor “sabe” cuál es el progreso del alumno durante la formación. En la formación online necesitamos otras herramientas para que el alumno no se sienta abandonado o desmotivado y siga disfrutando de su aprendizaje, por eso debes tener en cuenta que debes ofrecer un soporte regular y adaptado a sus necesidades. El email puede ser un gran aliado en este caso, pero procura que se respeten unos horarios y que quede muy claro para qué debe utilizarse. 

7. Plataforma

Hemos hablado mucho en este blog sobre plataformas de e-learning (ClassOnLive es una de ellas), así que no vamos a extendernos mucho en este punto y te dejamos algunas lecturas recomendadas. Sólo ten en cuenta que debe ajustarse a tus necesidades, permitir versatilidad de formatos (no siempre vas a hacer el mismo curso online) y ser autoadministrable.

Lecturas recomendadas:

Consejos para pasar los clases presenciales a clases online

Hemos reservado este apartado para que no olvides algunos tips que pueden ser interesantes a la hora de transformar tus cursos.

Formación presencial versus Formación online

Recuerda siempre que ambas metodologías formativas tienen sus ventajas e inconvenientes.

La formación online permite mucha flexibilidad (de contenidos, formatos y también a nivel personal), tienes el material fácilmente accesible con tan sólo un ordenador con conexión a Internet, ahorras tiempo y dinero, ya que evitas desplazamientos, etc. Sin embargo, necesita autodisciplina y muchos alumnos pueden quejarse de la falta de socialización (haz tus cursos muy participativos.

La formación presencial crea más lazos sociales y el profesor siempre está presente para atender cualquier eventualidad, pero tiene un coste alto y necesita asistencia y horarios fijos (además, algunos centros no disponen de una tecnología adecuada para hacer las clases más dinámicas).

Como ves, tienes mucho trabajo por delante, no puedes esperar pasar tu curso presencial sin más al formato online. Y esto es sólo el principio, lo básico, puedes ir añadiendo más elementos a tu curso online que lo harán irresistible a tus alumnos (no olvides preguntar a tus alumnos qué es lo que más les ha gustado y lo que menos de la formación). Te aseguramos que vale la pena. Ganarás visibilidad, alcance, prestigio, tiempo y dinero.

Cursos presenciales a cursos online