No es la primera ocasión en la que mostramos en el blog de ClassOnLive nuestra preocupación por proteger el trabajo de nuestros profesores online. Hemos creado algunos artículos que os ayudan a defender vuestros contenidos de copias o usos indebidos como herramientas para detectar plagios o cómo proteger tus contenidos con marcas de agua

No obstante, la Red está muy experimentada en hacer suyos los contenidos de otros y cuanta más información tengamos sobre este tema mucho mejor. Porque ¿qué pasa con los vídeos o webinars que usamos para nuestros cursos online?

Vamos hoy a prestar atención a este tema porque hay cosas que se pueden hacer para evitar que otros usuarios usurpen tus contenidos y el esfuerzo que ha conllevado crear tu curso online.

Primero, hay que dejar claro que la Ley de Propiedad Intelectual no condena la copia de ideas, sino la plasmación de las mismas en una obra. Es decir, podemos copiar la idea de un libro, pero no los textos de ese libro para nuestros fines. 

Tampoco es necesario registrar nuestro curso en el registro de la propiedad intelectual (aunque puedes hacerlo si quieres). De todos modos, con eso no prohíbes la difusión sin tu consentimiento, aunque tendrás una prueba expresa de que se está infringiendo la ley. 

No obstante, está claro que hay que proteger nuestro contenido de alguna forma. Y para ello tenemos el famoso Copyright, Copyleft y los Creative Commons.

Una de las cosas más preocupantes para un instructor online es proteger sus vídeos contra descargas, ya que se pierden ventas y clientes debido a la “economía compartida” de Internet. Sabemos que es muy frustrante desarrollar un curso online de alta calidad para que luego caiga en manos de nuestra competencia, así que vamos a tomar nota de las siguientes recomendaciones que protegen tus contenidos sin mermar la experiencia del usuario con tus cursos online:

  1. Acuerdos con terceros. Si has pedido a algún influencer que imparta una charla en tu curso online, si tienes algún colaborador o tu formación se realiza entre varias personas, o incluso si una agencia de marketing va a publicitar tus contenidos, deja claro (y por escrito) cuáles son los derechos de uso de la información por parte de cada persona que interviene en el curso.
  2. Guarda toda la información. Probablemente, antes de colocar tu curso para que tus alumnos se inscriban, has creado mucha documentación (que puede que uses o no), como guiones, desarrollo de temas, presentaciones, etc. Nuestro consejo es que las guardes siempre (aunque creas que no las vas a utilizar), ya que todos los archivos guardan la fecha en la que fueron creados, y en caso de plagio, es una excelente herramienta de defensa. Por supuesto, todos los formatos que uses para impartir formación (vídeos, documentos, infografías, etc) deberían llevar la fecha de su creación.
  3. Descargas bloqueadas. Reduces el riesgo de copias si no permites a los usuarios descargar tus contenidos principales. Está claro que es una opción a valorar en la que sólo el profesor tiene la última palabra. Recuerda que necesitas una plataforma de formación online que permita esta opción, como ClassOnLive
  4. Marcas de agua. Si colocas en tus vídeos tu logotipo o página web aunque aparezcan fuera de tu canal de venta, siempre se pueden identificar como de tu propiedad. 
  5. Aparece en pantalla. En un webinar es más fácil, pero si haces cursos online en vídeo, deberías hacer una presentación personal de los contenidos, así es más difícil copiar y revender tus contenidos.
  6. Usa elementos interactivos. Hay formatos que es difícil copiar, como cuestionarios o encuestas, así que si los incluyes en tu curso harás más difícil el uso fraudulento. En este post te ofrecemos algunas herramientas para hacer cuestionarios, evaluaciones y encuestas. Cuanto más completo sea tu curso, si tiene documentación adicional, por ejemplo, mejor.
  7. Personalización. Cuanto más personalices tus contenidos, más complicado será que alguien los haga suyos. Ofrecer sesiones grupales, grupos de Facebook privados, sesiones en directo para solucionar dudas, etc; reduce el interés por copiar contenido.
  8. Diplomas. Los cursos online en los que al final se obtiene un certificado aumentan su valor y dan prestigio, con lo que los usuarios que se dedican a piratear son más reacios a hacer copias, ya que siempre faltará el certificado que acredita que se ha completado el curso online con éxito. Recuerda mencionar esto a lo largo de tu formación. En ClassOnLive te ofrecemos plantillas para crear diplomas, pero si quieres ver más, te mostramos este post con algunas herramientas para crear certificados para tu curso.  

No obstante, muchos instructores ven que hay webs que revenden o distribuyen sus cursos sin su consentimiento. Te informamos que puedes solicitar una indemnización por la vulneración de tus derechos. Si no hemos podido evitar que pirateen nuestro curso online hay cosas que podemos hacer. 

Hemos hablado de que los demás se apropien de nuestros contenidos, pero ¿qué pasa si nosotros queremos utilizar contenidos de otras personas? Hay algunos supuestos que nos lo permiten:

En realidad, el tema de la propiedad intelectual de nuestro contenido es complicado y quizás estos consejos no eviten que alguien haga suyo tu trabajo, pero está claro que se lo pondrás más difícil.