Ventajas de la formación Online

Las cifras hablan por sí solas de las ventajas de la formación online. En 2014, más de 22 millones de estudiantes realizaron un curso online. La enseñanza virtual ascenderá en 2015 a una facturación mundial de más de 100.000 millones de dólares, llegando a duplicar su volumen.

La educación online evoluciona a pasos agigantados y el e-learning se convierte en una opción más que ventajosa para cualquiera que desee aprender. Pero, ¿qué aporta la formación online frente a la formación presencial? ¿Cuáles son sus ventajas? Te las mostramos a continuación.

Beneficios de impartir cursos online

  1. Flexibilidad horaria: Se eliminan los horarios rígidos y la conciliación familiar cobra mayor importancia porque “el/la alumno/a estudia cuando quiere”.
  2. Autoaprendizaje: Al no tener horarios, la formación online permite al estudiante ser el dueño de su tiempo y marcar su propio ritmo de aprendizaje, ya que puede elegir cuándo estudiar de acuerdo a su gusto y actividades.
  3. Reducción de costes: En tiempos de crisis, la formación supone un gran esfuerzo económico, que suele reducirse bastante en el sistema de e-learning, ya que no hay costes de desplazamiento, logística o metodología.
  4. Amplia oferta de estudios. Sea cual sea tu campo de interés, tienes un curso online, ya que la oferta de temas es mucho más amplia que en la enseñanza presencial. Esto se debe en gran parte a la inexistencia de barreras territoriales. Además, llega a todos los niveles, grados, temas y bolsillos.
  5. Formación personalizada: No todos los alumnos tienen las mismas necesidades, inquietudes ni avanzan al mismo ritmo. En la formación online, el tutor puede realizar un seguimiento más personal y resolver dudas sin problemas de tiempo. No es el mismo material para compartir entre todos, sino que se ajusta a las necesidades del estudiante.
  6. Calidad docente: En muchos casos se cuenta con profesionales y expertos que por sus circunstancias profesionales, no podrían atender a la enseñanza presencial.
  7. Actualización inmediata de los contenidos de los cursos: Es mucho más difícil incluir en un curso presencial alguna novedad que surja en la materia. Esto no ocurre en el e-learning, en el que las novedades se muestran a los alumnos en el momento que se producen. Un libro puede quedar anticuado, una web renueva constantemente sus contenidos.
  8. Variedad de formatos: Las herramientas que ofrece Internet para la enseñanza virtual son múltiples y responden a cualquier necesidad. Los foros, chats, vídeos, videoconferencias, etc, ayudan en gran medida a asimilar mejor el conocimiento.
  9. Anonimato. Muchas personas no se inscriben en cursos presenciales por sus dificultades para hablar en público, realizar presentaciones, etc. El anonimato del elearning permite disfrutar y aportar más a aquellos que se sienten inseguros.

Debemos incluir también que Internet llegó para quedarse, y hoy en día, todos debemos estar familiarizados con las nuevas tecnologías porque nos lo exige tanto la sociedad actual como el mundo profesional. La enseñanza online es una buena manera de aprender a manejar distintas herramientas que nos proporciona la web, y no hay mejor forma de aprenderlo que con clases online.

Como sabes, puedes aprender online los 7 días de la semana, 365 días al año y desde cualquier parte del mundo. Se elimina cualquier barrera. Y se ha comprobado que el conocimiento asimilado por esta metodología es retenido un 25% más que si se utilizan soluciones convencionales de formación presencial.

El e-learning viene para quedarse ¿te lo vas a perder?

Lecturas recomendadas: 

¿Me echas una mano compartiendo este post?