Los datos nos cuentan que hace tan sólo 2 años, el 95 por ciento de la población mundial vivía en áreas con redes móviles 2G básicas. Teniendo en cuenta que gracias a la formación online podemos tener alumnos de todo el mundo, este dato nos dice que lo más probable es que en nuestro curso online haya alumnos que tengas problemas con su conexión a Internet. En gran parte del mundo occidental es fácil dar por sentado que todos tenemos una buena conexión a Internet para cuando la necesitemos. Y no es oro todo lo que reluce.

Imagina lo que para estos alumnos puede ser descargar un vídeo de 30 minutos o acceder a una formación por videoconferencia a través de un webinar. En la mayor parte de las ocasiones, solemos pensar que el culpable es el profesor o la plataforma de e-learning a través de la que se imparte el curso o la clase online. Y no es así. No obstante, no deja de ser frustrante para el alumno que la padece, para el profesor online que puede ver ralentizada su clase y dar una imagen poco profesional y para el resto de alumnos que ven que su aprendizaje se ve interrumpido por problemas con otros alumnos.

¿Y qué hacemos? ¿Cómo podemos solucionarlo si nos dedicamos a la formación virtual?

Has trabajado duro en crear un curso online de calidad, con varios formatos para dinamizar el aprendizaje y ahora tus cursos no van a llegar a personas interesadas en formarse contigo. No obstante, sí hay algo que puedes hacer para facilitarles el acceso a tu formación online. Te damos algunos consejos a tener en cuenta si crees que tu público objetivo puede tener problemas de conexión a Internet. 

Conoce a tu audiencia

Lo hemos dicho muchas veces, y además de servir para cumplir otros objetivos, es una buena forma de saber si vas a tener alumnos con problemas de conexión. Saber su edad, su lugar de procedencia, sus conocimientos y manejo básico de la tecnología, si se conectan a la Red desde su trabajo o desde casa, si lo hacen a través de ordenador o móvil, etc te ayudarán a identificar posibles problemas con el ancho de banda.

Una vez que se inscriban en tu curso, puedes enviarle una encuesta para responder a este tipo de preguntas básicas. Además, puedes sugerirles verificar su velocidad de conexión con herramientas online como Speedtest


Leer más: 10 herramientas online para hacer evaluaciones y exámenes


Apuesta por el microlearning

Si optas por hacer formatos más pequeños, dividir tu curso en píldoras formativas de menor tamaño, los alumnos mejorarán la comprensión y retención de los contenidos y de la misma forma será más fácil para aquellos con problemas de conexión descargar los mismos, ya sea a través de un dispositivo móvil o un ordenador.


Leer más: ¿Qué es el microlearning y qué beneficios aporta?

Potencia el aprendizaje en audio

Aquellos contenidos que se consumen de forma rápida, en cualquier dispositivo y en cualquier parte son los favoritos de cualquier alumno online. Por eso, el formato audio es ideal para los que van con prisas, aprovechan al máximo su tiempo y tienen un acceso a Internet limitado, ya que ocupan poco espacio de archivo.

Prepara un plan B

Llegó el día de tu curso y te encontraste que tu alumno no puede entrar por problemas de conexión. Puedes ofrecerle una versión del contenido en PDF para que lo visualice cuando lo necesite. Por supuesto, elabora un ebook perfectamente redactado y con toda la información necesaria para seguir el curso online sin problemas. Incluye links con más información o recursos adicionales y, por supuesto, ten en cuenta que tenga una presentación atractiva.

El uso del vídeo

Ya sabemos que está de moda, que es práctico, que gusta, que se recibe con facilidad, que es comprensible y demás bondades de este formato de formación. Pero también sabemos que si tu conexión a Internet no es la adecuada, visionar un vídeo puede ser una tarea frustrante. Podemos ayudar a estos alumnos creando videos cortos (2-3 minutos) o alternar este contenido con otro visualmente atractivo, como infografías o gráficos.

Elige una plataforma con buen soporte técnico

Lo vemos con un ejemplo. En nuestra plataforma de formación, ClassOnLive, se han dado casos de alumnos con problemas de conexión al iniciarse un curso online, es decir, justo cuando el profesor va a iniciar la clase. El alumno informa de que no puede entrar, que no ve el vídeo o cualquier circunstancia. En ese caso, lo que hacemos para que el profesor no tenga que parar la formación es contactar con el alumno directamente y ofrecer algunas directrices para solucionar sus problemas de conexión. Así ni el resto de alumnos ni el profesor ralentizan su aprendizaje y su exposición de contenidos. Luego el profesor se pone en contacto con el alumno para acordar cómo recibirá la formación que no ha podido visualizar.

Por eso, es ideal elegir una plataforma que te ayude en estos casos y por supuesto, tener muy claro que no es culpa del alumno, ni del profesor ni de la plataforma. Simplemente, la tecnología tiene estas dificultades. 


Leer más: 12 claves para elegir una plataforma de e-learning


Informa siempre de las características de tu curso online

Para evitar sorpresas desagradables, no es mala idea que la descripción de tu curso online incluya los requerimientos técnicos básicos para que el alumno pueda asistir al curso sin problemas, como la velocidad de subida y de bajada que necesitan.

Como ves, si utilizas estos tips mejorarás la experiencia de tus alumnos en tu curso online por problemas ajenos al curso. La tecnología es maravillosa para la formación online, pero tiene estas cosas con las que debemos estar familiarizados y sobre todo, mantener la calma y el sentido del humor. Al fin y al cabo, nos puede pasar a cualquiera….


Leer más: 10 consejos para mejorar la velocidad de tu conexión a Internet

¿Cómo evitar la pérdida de alumnos en un curso online por problemas de conexión a Internet?