Cuando hablamos de formación online o e-learning para empresas rápidamente nos viene a la mente como forma de aprendizaje de nuestros empleados, como una forma de capacitar a nuestro equipo en los procedimientos, productos y servicios de nuestra pyme. Y estamos en lo correcto, pero cada vez más empresas están viendo el e-learning como un canal de venta que no debe ser desaprovechado.

A través de la formación online podemos influenciar a nuestros clientes en su decisión de compra, enseñarles a utilizar un producto novedoso, resolver dudas, medir los problemas que presenta nuestro producto o servicio al consumidor, conocer de primera mano qué necesitan nuestros clientes y qué piensan de nuestros productos, ofrecer garantías de satisfacción, etc. Así te posicionas como experto en tu área y generas confianza y seguridad en el cliente. 

Quizás lo entiendas mejor con un ejemplo. Supongamos que quieres comprar una pecera o acuario. Como sabrás, cada tipo de pez necesita un determinado espacio, un tipo de alimentación, una calidad de agua específica, un tipo de filtro, etc. Hay un acuario que te ha llamado la atención, e incluye un curso online gratuito sobre el mantenimiento de tu pecera y el cuidado de los peces y tutorías para resolver tus principales dudas. Seguramente estarás más motivado a aceptar esta opción frente a otras que no la tienen, con lo que tu experiencia como cliente es más satisfactoria. De eso se trata, de que las empresas aprovechen la formación online para generar estas ventas.

Si eres una empresa, debes estar aprovechando este fenómeno que cada vez más empresas incluyen en su estrategia de marketing. Lo más importante es que veas y creas en el potencial de la formación online para tu negocio y que la implantación de estos entornos de formación sea lo menos complicada posible (hoy en día es más fácil de lo que parece gracias a las plataformas de e-learning comerciales).

No obstante, debes adaptar la estrategia formativa a las características de tu negocio y a las tuyas propias, ya que cada persona se siente más segura en un tipo de formación como profesor. Hay quienes prefieren el cara a cara, hay quienes desarrollan ebooks, hay quienes prefieren ser el protagonista de un vídeo explicativo, etc…

Elegir una plataforma de e-learning que se adapte a tus requerimientos es el primer paso si quieres iniciarte en esta estrategia. ¿Y qué debes buscar? Pues una plataforma sencilla de usar (no sólo para ti, también para tus clientes), adaptable a cualquier tipo de formato (que puedas hacer vídeos, webinars, subir documentación, etc) y que cuente con un buen soporte técnico (por las dudas que puedan surgir). 


Lectura recomendada: 12 Claves para elegir una plataforma de e-learning


El siguiente paso sería definir los contenidos, es decir, qué es lo que vamos a ofrecer a nuestros clientes y cómo vamos a mostrárselo. Cada empresa y cada sector encontrará los suyos (seguramente los tienen ya pero en otros formatos). Nunca debemos olvidar que la formación online no debe ser demasiado extensa y tediosa, o el cliente se aburrirá y se desmotivará porque lo encuentra demasiado complicado. En cuanto a los formatos, casi todos los que existen en formación online son bastante atractivos para los usuarios, porque se adaptan a cualquier dispositivo (actualmente se consume mucha información en móvil) y son rápidos de visionar.

Te mostramos algunos…

1. Videotutorial. 

Con muchos adeptos, tan sólo tienes que echar un vistazo a la Red y ver recetas de cocina, cómo se instala un ordenador o se realiza una manualidad. Imagínate el potencial de esta herramienta si vendes, por ejemplo, productos ecológicos. Grabas el tutorial, lo subes a la plataforma que hayas elegido y se lo ofreces a los alumnos que desees (gratuito o de pago, a tu elección). Recuerda que subir el tutorial a la Red aunque en principio parece positivo, no te ayudará a hacer crecer tus ventas tanto como si es cerrado (sólo acceden los alumnos a los que le das permiso). En la Red, todo se diluye más, pierdes tu imagen de marca y no diriges al alumno hacia donde tú quieres que llegue.


Lectura recomendada: 10 herramientas para hacer videotutoriales


2. Webinar.

Un webinar es un seminario, una charla o una conferencia que se retransmite en tiempo real a través de Internet. Acercan la empresa al cliente, ya que ven que detrás de un producto hay “personas” con las que se puede interactuar en tiempo real. Resulta ideal para mostrar el lanzamiento de nuevos productos o para realizar sesiones de dudas y consultas.


Lectura recomendada: Cómo crear un webinar desde cero


3. Documentación en formato lectura.

Un pdf o un ebook son muy atractivos como complemento a las opciones anteriores, aunque también puede ser una formación exclusiva. Por supuesto, debe ser de fácil lectura y atractivo para el usuario, que no sienta que está leyendo un libro o un manual de instrucciones o perderá el interés. 


Lectura recomendada: 14 herramientas online para crear ebooks


4. Consultoría individual.

Puede ser interesante para productos de alto precio o difíciles de manejar abordar esta opción. Si tienes un entorno formativo personalizado con tu marca puedes utilizarlo como soporte técnico exclusivo. Los clientes se sienten muy a gusto con este formato porque les hace sentir importantes, reconocidos y valorados por la empresa.

Como ves, es tan sencillo como parece. Y es un error no aprovechar la oportunidad que te ofrece la formación online para vender más y mejor. Al final, como ya sabrás, no se trata sólo de ganar más clientes, sino de fidelizar a los que ya tienes. Y esta es una buena manera de hacerlo. 

Post realizado por ClassOnLive, una plataforma que te permite generar tu propio negocio de formación online bajo tu propia marca e impartir en cualquier formato: webinars, videos, pdf, clases particulares y más.