No es un concepto que no has escuchado en los tiempos que corren. Y podemos decir sin temor a equivocarnos que no es un lugar hacia dónde vamos, sino que la transformación digital ya está aquí y ha llegado para quedarse, sea cual sea el campo en el que trabajas.

Las empresas empiezan a ser cada vez más conscientes de la necesidad de transformarse de manera digital y de encontrar nuevas maneras de desarrollar sus productos y servicios y comunicarse con sus clientes. La transformación digital se convierte así en prioridad absoluta para adaptarse a la nueva economía de mercado.

Si necesitas algunos datos, aquí los tienes…

Si aún no estás en estos datos, ya va siendo hora de que tengas en cuenta que la transformación digital en tu empresa es necesaria y beneficiosa en todos los sentidos. Por eso, hoy queremos darte algunas claves de la transformación digital que debes tener en cuenta para llevar a cabo esta tarea en tu negocio.

El uso del móvil

Es el dispositivo del presente y del futuro para hacer negocios. Teniendo en cuenta que el 70% del tráfico en Internet se realiza a través del móvil, las empresas pueden conocer fácilmente cuáles son los gustos de sus clientes y sus hábitos de consumo para ofrecerles mejores productos y servicios y adaptados a su forma de vida. El 42 % de las empresas españolas ha desarrollado una app para móvil. 

Profesionales formados y actualizados

Las personas que la forman son el mayor valor de una empresa. Y las nuevas tecnologías nos obligan a actualizarnos rápidamente o seguiremos anclados en el pasado. Muchas empresas cuentan ya con su propia plataforma de formación online en la que capacitan a sus empleados sin perder tiempo ni dinero y de una forma rápida y flexible. Implicar a toda la organización es un aspecto clave para llevar a cabo la transformación digital de una pyme.

Las mejores empresas digitales son más efectivas formando a sus empleados que aquellas con un nivel de madurez digital menor.

Economía colaborativa

El mundo online permite la conexión entre personas que se encuentran lejos geográficamente, con lo que la colaboración con expertos en un determinado sector es más fácil y más productiva, lo que redunda en una mejor actividad empresarial. Disponer de una buena reputación avalada por excelentes profesionales es un sinónimo de garantía y satisfacción del cliente.

Diversidad de formatos

Las personas valoran mucho su tiempo, con lo que es difícil que se desplacen a otros lugares para recibir formación e información. Los bienes y servicios pululan ahora la red en formato vídeo, que son fáciles y rápidos de visualizar. Las empresas se unen ahora a este modelo comunicativo para formar a sus empleados, interactuar con sus clientes y promocionar sus productos. Si estás inmerso en un proceso de transformación digital, no dejes de usar este formato.

Las cosas que ocurren en tiempo real tienen también mucha importancia, y hay que dejar espacio para ellas. Usa la formación en streaming y emite los eventos en los que participe tu empresa por esta vía.

Redes Sociales

Se han convertido en una plataforma publicitaria de primera magnitud y no podemos obviarlas en un proceso de transformación digital. Las redes sociales tienen sus propias reglas y los clientes tienen en ellas un comportamiento muy particular. Exigen inmediatez, un trato directo y cercano, abundante información, etc. Mostrar tus valores, la misión de tu empresa, tu compromiso, etc; harán crecer la lealtad de tus usuarios.

Líderes Digitales

La transformación digital de una empresa debe llevarse a cabo desde todos los departamentos de la misma. Todos los empleados deben estar absolutamente concienciados de su necesidad, sus beneficios, y del esfuerzo de ponerla en práctica. No obstante, sería recomendable que esta transformación estuviese dirigida por una sola persona o un grupo reducido y que sea capaz de tomar decisiones relevantes y adoptar riesgos para el cambio.

Además, los profesionales quieren trabajar para empresas digitales y no sólo la compañía se enfrenta al reto de atraerlos, sino también de retenerlos.

La nube y el Big Data

Subir documentos a la nube es una tarea que una empresa digitalizada realiza todos los días. Sus utilidades, el ahorro de tiempo y la posibilidad de poder trabajar de forma colaborativa son sus grandes baluartes.

Lo mismo ocurre con el Big Data. Los datos se traducen en posibilidades económicas, en nuevas oportunidades, en ventas, etc. Conocer los datos de uso, los hábitos de consumo, los gustos e intereses de nuestros usuarios es una información muy valiosa para adaptarla a nuestra empresa. Un 7% de los directivos españoles considera que ya es una herramienta clave en la toma de decisiones.

Tenemos claro que la digitalización no es algo de un día para otro, y que debe estar bien planificada y sólo teniendo muy claros los objetivos y las necesidades empresariales se conseguirá una transformación digital en la empresa. Debes cambiar la mentalidad y liderar esta transformación o lo más probable es que tu negocio desaparezca en pocos años por no adaptarse a los nuevos tiempos.

Te recomendamos leer:


Post realizado por ClassOnLive, una plataforma que te permite generar tu propio negocio de formación online bajo tu propia marca e impartir en cualquier formato: webinars, videos, pdf, clases particulares y más.