Teniendo en cuenta las tendencias de la educación para un futuro no muy lejano, tenemos que plantearnos que crear cursos online no debe ser un problema para nosotros. Es obligatorio subirse al "carro" del m-learning, del aprendizaje informal, de la formación online en directo, del uso del vídeo, etc.

En otras ocasiones os hemos informado sobre cómo crear cursos online exitosos, normalmente en un ámbito más práctico, cuando ya tienes la idea de lo que quieres hacer y cómo vas a hacerlo. Sin embargo, hoy queremos adelantarnos un poco en el tiempo, y dar algunos tips para cuando decidía crear vuestro primer curso online y no sabéis por donde empezar... Sigue estas indicaciones, son básicas para empezar en esta apasionante aventura.

1. Analiza el target al que se dirige el curso,  adapta el contenido, diseño y propuesta de valor del curso.

No lances un curso simplemente por poseer cierta habilidad o conocimiento, realiza un pequeño estudio del público objetivo. 

Si te dispones, por ejemplo, a impartir un curso de maquillaje, analiza el segmento poblacional más interesante así como su tipificación, esto condicionará el éxito de tu curso online, si siguiendo con el ejemplo el target más atractivo es el comprendido en un rango de edad entre los 13 y los 20 años, investiga más acerca de ese sector y convierte tu curso en el “Must” que todo integrante del segmento poblacional debería de recibir.

2. El diseño marca la diferencia.

Dependiendo de la competitividad del entorno en el que tu curso se encuentre deberás hacer más o menos hincapié en el branding de tu identidad como docente o de tu curso como producto.

Aunque parezca que no va contigo el diseño de los aspectos complementarios al curso es el apoyo principal con el que diferenciarás tu propuesta respecto de la competencia en el mercado.

Para triunfar como formador online no basta con preparar un contenido impecable, has de saber expresarlo, embelesar al cliente con la profesionalidad y convertir tu curso en objeto de deseo en el alumno.

3. Pasa del océano rojo al océano azul.

Estos términos frecuentemente utilizados en la concepción de una idea empresarial hacen referencia a la diferencia de mentalidad al crear una nueva iniciativa.

No ofertes cursos online de maquillaje, ofrece un concepto distinto, una nueva experiencia fruto de entender el mercado existente desde la perspectiva del cliente y analizar las necesidades presentes, en el ámbito del maquillaje, por ejemplo, podrías ofrecer diferentes cursos personalizados basados en la tez y rasgos generales del usuario.

4. No busques clientes a la desesperada, realiza los movimientos precisos para llegar a tu público más reacio.

No fijes como objetivo la venta del mayor número de cursos, la sostenibilidad de la formación pasa por unos resultados exitosos en los alumnos y el boca a boca de estos, el uso de “Influencers” o autoridades en el ámbito en el que se desarrolla el curso es también interesante pero debido a la falta inicial de medios es preferible buscar a individuos representativos a nivel local.

Busca el cliente en el que piensas cuando imaginas quien promocionaría el curso como “ambassador” y centra tus esfuerzos en ofrecer un servicio y producto de diez para ese cliente local.

5. Personalización y calidez. 

Es muy importante realizar el follow-up de tus clientes, los estudios muestran que el 70% de los clientes volverían a elegir la marca o producto que han comprado por primera vez si se encuentran en la tesitura de adquirir de nuevo esa clase de servicio o producto, plantea la estructura asistencial del curso antes de publicarlo.

Y como nuestra misión es siempre hacerte la vida más sencilla como formador, te mostramos todo lo que te hemos contado en una infografía para que lo tengas siempre a mano.

5 tips para asegurar un curso online exitoso antes de publicarlo