En los próximos años como consecuencia, entre otros motivos, de la situación actual del mercado laboral comenzaremos a replantearnos el sistema educativo vigente, desde cómo funcionan las escuelas hasta cuál es realmente el valor de una carrera universitaria hoy en día. 

Ya en otra ocasión hablamos de los retos a los que se enfrenta el e-learning en los próximos años e hicimos algunas predicciones sobre la educación y la formación online en el futuro, pero hoy queremos ampliar un poco más estos conceptos y acercarnos a unas expectativas más reales.

La educación en 2020 se dirige hacia las opciones que mencionamos a continuación:

1. LOS ESTUDIANTES INTERACTUARÁN ONLINE ENTRE ELLOS, ROMPIENDO LAS BARRERAS GEOGRÁFICAS.

¿Por qué las aulas de hoy son exactamente iguales a las de hace 30 años? Pese a que hay cambios obvios, realmente no ha habido un cambio estructural de la concepción del aula y la interacción en esta del maestro y los alumnos, seguimos utilizando las mismas herramientas educativas que hace 30 años.

El e-learning continuará empujando a favor de la educación individual y personalizada de los alumnos. Ahora los estudiantes pueden ir más allá de las cuatro paredes de su clase e interactuar con profesores, autores, científicos y expertos en la materia reforzando así su aprendizaje. Algunos de estos individuos, nativos de la era digital, crecerán hasta convertirse en profesores que favorecerán que sus comunidades online educativas crezcan gracias al uso de las mismas como herramienta docente.

2. EL ÉXITO DE LA TECNOLOGÍA SEGUIRÁ UNIDO A LA EXISTENCIA DE PROFESORES CUALIFICADOS.

En 2020 llevaremos a nuestros hijos a la escuela en coches autónomos con piloto automático, sin embargo eso no significa que vayan a recibir clase de la mano de un robot o que los exámenes los vaya a recoger un dron.

Lo que conducirá al uso de nuevos medios en la educación no será que la tecnología sea ,a ojos de los usuarios, moderna y "guay", si no la necesidad de herramientas. En lugar de buscar la manera de poner más tablets en las manos de los niños, el e-learning busca la forma de proporcionar la mejor educación posible, mirando más allá del atractivo de las nuevas tecnologías.

Conforme la tecnología avanza su límite se vuelve cristalino. La palabra mágica “Online” no es una cura para todos los problemas de formación, aunque puede ayudar a proveer de buen acceso a una mejor formación basada en la mejora de habilidades. El factor humano es siempre importante.

3. CAMBIARÁ NUESTRA OPINIÓN SOBRE LOS DIPLOMAS.

La concepción tradicional del objetivo del estudiante como aprobar asignaturas, conseguir un título y dar el resto por hecho ha originado una fuerza laboral en el mercado que si bien derrocha conocimientos certificados y teóricos, carece de poder resolutivo y habilidades personales trabajadas que sirvan como base para desarrollar el empleado que la empresa necesita.

Los trabajadores que acceden a las empresas son los mismos a los que se ha insistido en callar, atender, estudiar y olvidar tras superar un examen de conceptos, una compañía necesita creatividad, velocidad y responsabilidad en la toma de decisiones, así como la creación de rutinas organizativas para mejorar la productividad, una empresa busca mejorar su curva de aprendizaje gracias a la mejora del desempeño de tareas, sin embargo la carencia de estas habilidades es la que origina la dificultad en la incursión en el mercado laboral de los recién graduados.

Hoy en día un diploma solo certifica que un individuo ha pasado un número determinado de años en un determinado centro de estudios, las experiencias prácticas que desarrollan capacidades y recursos personales son los nuevos certificados válidos.

4. LOS ESTUDIANTES TENDRÁN PODER DE DECISIÓN, VOZ Y VOTO.

En los nuevos modelos educativos el alumno es también cliente en sentido estricto, ya que no solo paga por la formación recibida si no que valora si lo pagado ha merecido la pena en relación a las habilidades desarrolladas. 

Esta nueva concepción del estudiante como cliente que otorga feedback mediante su demanda repercute también en la creación de una mejor oferta formativa ya que nunca hemos de olvidar, el cliente es despiadado, solo los cursos realmente válidos sobrevivirán.

Mientras que un grado de derecho es igual en cuanto a título se refiere en cualquier universidad, la repercusión de haberlo cursado en un sitio u otro es un mundo de diferencias entre estudiantes, los nuevos cursos se distinguirán entre ellos por diferencias en contenidos, método didáctico, implicación del formador y resultado práctico en el alumnado.

5.INSTITUCIONES Y EDUCADORES SE VERÁN FORZADOS A ADAPTARSE.

Acabaron los días en los que a escuelas de todo tipo les bastaba con ofrecer unos contenidos distintos como motivo principal para sobresalir, la forma de coordinar complejas ofertas formativas (compuestas de base teórica y mejora de habilidades) de manera que resulten en profesionales valorados es la nueva característica diferenciadora, las instituciones o educadores que consigan adaptarse a esta nueva demanda de formación en capacidades utilizando las nuevas tecnologías contarán con una ventaja competitiva en lo que será cada vez un mercado más exigente.

Y ahora, aquí tienes una infografía que resume claramente todos estos puntos:

5 tendencias de la educación en 2020