Se va acercando el final del año y vemos necesario hacer un balance de todo lo ocurrido en el mundo del e-learning. Es cierto que hemos avanzado significativamente modernizando herramientas y funcionalidades y simplificando el proceso formativo, pero aún nos quedan algunos desafíos que superar teniendo en cuenta la premisa de que el e-learning será la modalidad educativa dominante en 2019, según un estudio de la Online Business School.

Por eso, vamos a mencionar los que en nuestra opinión y teniendo en cuenta que trabajamos en una plataforma de e-learning, son los retos a superar por el aprendizaje online en los años venideros. Aquí os dejo 9 retos del e-learning:

1. Alfabetización digital del profesorado.

Pese a todo lo que hemos avanzado en este sentido muchos docentes se muestran reacios al uso de este tipo de aprendizaje como modelo de enseñanza. Para que el elearning funcione correctamente el docente debe estar capacitado tecnológicamente.

No obstante, también es cierto que las plataformas de formación online son cada vez  más intuitivas y fáciles de usar sin excesivos conocimiento técnicos.

2. Aumento del compromiso de los participantes.

Actualmente, la formación online tiene una tasa de abandono aún demasiado alta. Este hecho, que puede deberse a diversos factores (poco control del profesorado, creencia del alumno de que no es una formación de calidad, etc). El alumno muestra cierta desconfianza en que un programa de aprendizaje basado en la tecnología es tan eficaz como la interacción con un instructor.

Las iniciativas con formación en directo están cosechando un éxito abrumador ya que aprovecha lo mejor de la enseñanza presencial con el mundo online.

3. Gestión autónoma de las plataformas de formación.

El docente necesita un campus de formación que pueda gestionar según sus necesidades. La formación online necesita herramientas adaptadas y hechas a la medida de la empresa, universidad o institución o el propio docente. Además, es un mundo que cambia vertiginosamente, con lo que las plataformas de formación deben actualizarse constantemente.

No debemos olvidar que estas plataformas deben ser eminentemente colaborativas, donde tanto alumnos como profesores compartan conocimientos y experiencias con el fin de enriquecer el aprendizaje.

4. Personalización de herramientas.

El uso de diferentes dispositivos para acceder a la formación e-learning, como móviles y tabletas (lo que conocemos como m-learning), ha puesto al descubierto la necesidad de ambientes de aprendizaje personalizados, según los intereses, estilos de aprendizaje y nivel de compromiso de cada estudiante.

Esta tendencia tiene especial sentido en formación interna. Cuando el alumno tiene alguna carencia el sistema le propone automáticamente un itinerario formativo adecuado para completar su formación.

5. Aprovechamiento de la formación en streaming.

El uso de la enseñanza en vivo, todavía poco en auge, supone un excelente sistema de aprendizaje. Ya podemos decir que la utilización del formato vídeo se ha estandarizado y está dando sus frutos. Sin embargo hay que aprovechar las ventajas de la formación en directo, en streaming, donde el alumno se siente dirigido por su tutor en todo momento. Se produce un aprendizaje de mayor calidad con menor coste. Es lo que conocemos como Live Learning

6. Uso de indumentaria digital.

Casi todos los conocemos, pero son muy pocos los que los utilizan. Hablamos de wearable technology, o en otras palabras, dispositivos que se colocan en nuestro cuerpo y con los que el usuario puede interactuar, como relojes inteligentes, gafas, realidad aumentada, etc.

7. Aumento de la colaboración social.

Las redes sociales están en nuestras vidas y debemos aprovecharlas como herramientas de aprendizaje más allá de cómo lo hacemos en estos momentos. Necesitamos usos más sofisticados del aprendizaje social.

8. Favorecimiento del aprendizaje informal.

Existe actualmente un clara tendencia en al alumno de aprender por aprender, según sus necesidades. Es lo que conocemos como aprendizaje informal. El alumno requiere formación que resuelva un problema concreto. Existe un vacío para aquellas personas que no necesitan cursos estandarizados de larga duración, sino más bien píldoras formativas que les ayuden a resolver sus inquietudes sobre los temas más diversos. 

9. Desarrollo de la gamificación.

Aunque se advierte un creciente uso de la gamificación, aún no podemos decir que hayamos logrado aprovechar todo el potencial de esta herramienta. El uso de estrategias lúdicas a nivel de retos para refuerzo de habilidades y desarrollo de destrezas harán el aprendizaje mucho más ameno.

A nuestro entender, estos son los retos que tiene el e-elearning para el próximo año. Es cierto que muchos de estos cambios se están produciendo ya en mayor o menor medida, y en otros aún queda mucho por hacer. Ya se habló hace algún tiempo de que los MOOCs se convertirían en una herramienta formativa, y ahí están, consolidándose y mejorando día a día.

Por supuesto, estamos abiertos a cualquier comentario. Los retos del e-elearning son muchos, hemos destacado lo que a nosotros como plataforma de formación online nos parecen más importantes, pero estamos deseando escucharte.


Retos del e-learning