En la Red existen millones de videotutoriales sobre recetas de cocina. De hecho, es relativamente fácil crear un videotutorial sobre distintas recetas. Pero si eres un experto en este sector quizás quieras dar un paso más allá y ofrecer tus conocimientos a un público cada vez más receptivo a este tipo de temática. 

Crear un curso estructurado que cumpla las expectativas de los usuarios hasta el punto de que quieran pagar por obtener estos conocimientos es algo más complicado si no lo has hecho nunca.

Por eso, en este post te ofrecemos 5 ideas que llevan a cabo los mejores cocineros del mundo que monetizan su saber a través de la formación online.

No te olvides de seguir estos consejos si no quieres que “se te queme” la pasión por enseñar.

1. El público.

No te centres en el público en sentido general, segmenta tu target de usuarios y ofrece distintas propuestas personalizadas, algunas de las más demandadas son:

  1. Cocina rápida para estudiantes e individuos que se inician en la cocina.
  2. Sushi y comida asiática en sentido amplio.
  3. Platos con finalidad detox o específica para fitness.
  4. Platos para niños. 
  5. Postres y repostería.

2. El amor en cocina empieza por la vista.

Cuida mucho tus redes sociales así como los medios que utilices para la promoción y difusión del curso, el aspecto del espacio de trabajo es también de gran relevancia.

El usuario tiene una necesidad, está en tu mano diferenciarte y convertir esa necesidad en algo más, si un individuo quiere aprender a preparar sushi seguramente existan muchos recursos para ello, convierte tu propuesta en algo incomparable mostrando hasta dónde pueden llegar siguiendo tus enseñanzas.

3. Sé claro y conciso, asegúrate de que es 100% comprensible.

Uno de los problemas de la de cocina a través de la TV o en formato online es la velocidad, el ritmo del profesor puede condicionar la utilidad de la clase.

Haz hincapié en contenidos claros y concisos de manera contundente, olvida los chistes o recursos humorísticos y escucha lo que tus clientes tienen que decir sobre el ritmo, adaptarse a la velocidad demandada radicará en éxito.

4. Copiar y mejorar con orgullo, Tasty.

Tasty es una comunidad que publica de forma continuada contenido culinario mediante vídeos de muy corta duración y sin interacción directa del cocinero.

Su modelo se ha convertido en viral en redes sociales como Facebook y es sin duda garante de la demanda existente del mercado de cursos express de cocina, si has procedido a explicar un plato concreto de forma detallada una forma de ampliar la oferta y satisfacer al usuario puede ser realizar pequeños vídeos con este formato que complementen la receta principal incluyendo simples variaciones.

5. Flexibilidad y comunicación.

Abrir un canal de comunicación directa con tus alumnos aporta mucho valor, muchas veces las preferencias gastronómicas del público son diversas y difieren entre ellas en diminutos matices.

Escucha e interacciona proponiendo soluciones, si en un plato concreto a alguien no le gusta un determinado ingrediente y te pregunta si es posible variar la receta, trata de solucionar su problema, no solo contribuirás a que aprenda tu receta, contribuirás a que le dé su toque personal.

5 ideas para hornear un buen curso de cocina online


Ahora que ya tienes la base, puedes hornear un curso para “chuparse los dedos”. Y no te olvides de que necesitas una herramienta que te permita impartir una formación adecuada a tus intereses. Y esa herramienta, tan vital para lo que quieres crear como un buen cuchillo y unos ingredientes de calidad, es ClassOnLive.