Muchas empresas perciben la formación en su negocio como un coste difícil de asumir teniendo en cuenta el mercado económico en el que nos movemos. Acabamos de leer un artículo que dice que más del 70% de empresas españolas desaprovechan la formación bonificada. Hemos dicho ya en alguna ocasión que la formación de tus trabajadores es más una inversión que un coste, ayudará a mejorar la rentabilidad de tu empresa si apuestas por ella.

Si aún tienes dudas sobre si invertir en formación en tu empresa o no hacerlo, te vamos a ofrecer algunos argumentos para hacerte cambiar de opinión. 

Valor añadido

La formación aporta valor añadido a tu equipo de profesionales y a los servicios o productos de tu empresa, que están mejor elaborados, lo que redunda en la confianza del cliente. Al mismo tiempo, crea ventaja competitiva.

Empleados independientes

Los empleados serán más independientes y responsables, ya que se ven solventes en ámbitos o conocimientos específicos.

Facilidad al delegar

Liderar será más fácil. La formación en tu empresa, al crear profesionales más capaces, permite que los directivos puedan delegar con mayor facilidad y estudiar otras áreas de negocio.

Formación online

Las herramientas de formación actuales permiten reducir gastos y valoran más el tiempo de la empresa. La formación online abre cada vez más puertas a que las empresas decidan sus tiempos de formación. Incluso existen herramientas con las que crear tu propia academia personalizada para que el alumno encuentre un entorno que le es familiar y con el que se siente cómodo.

Empresa Innovadora

Los nuevos conocimientos harán que tu equipo forme una empresa innovadora, a la última en herramientas y técnicas que faciliten el desarrollo del trabajo.

Retención de talento

Pese a lo que muchos pueden pensar, la formación retiene talento. Si formas a un empleado no se irá (la mayoría de ellos no lo hacen) a trabajar a una empresa de tu competencia. Todo lo contrario, se siente valorado, motivado e importante dentro de la organización. Normalmente, el buen trabajador quiere profundizar en su trabajo, ser mejor en él. Y sólo será mejor si se forma.

Absentismo laboral

Reduce el absentismo laboral, ya que los trabajadores se implican más en las empresas, con lo que las bajas son menores.

Empleados más seguros

Formarse evita accidentes. Los cursos sobre riesgos laborales enseñan a los trabajadores a hacer su tarea con el menor riesgo posible.

Bonificaciones

Tal como hablábamos al principio, la formación no es un gasto, ya que está subvencionada por la Fundación Tripartita, ahora Fundación Estatal para la Formación en el Empleo. Además, hay empresas que ofrecen formación a otras empresas y gestionan toda la documentación sobre bonificaciones y subvenciones.

Fuera rutina

Una empresa formada no tiene trabajadores que se sientes estancados o absorbidos por la rutina. No sienten que hacen un trabajo mecánico, sino que les asalta el espíritu de mejorar el funcionamiento de la empresa. 

Ya sabes que debes formar a tus empleados. No obstante, debes planificar bien cómo va a ser tu programa de formación y no hacerlo a la ligera o no tendrá éxito. Analiza los objetivos a alcanzar, qué crédito de formación tienes, qué herramienta vas a utilizar para impartirla, qué tipo de metodología vas a utilizar, ten en cuenta los plazos y analiza resultados.

Imparte Cursos Online