La identidad digital es lo que somos en la Red, lo que Internet dice a los demás que somos por la huella que dejamos al comunicarnos en ella. Aunque creemos que gestionar la identidad digital es una competencia de cualquier usuario que participa en ella, se hace aún más imprescindible en algunas profesiones o cargos, como directivos de empresa y aquellas personas que trabajan en el mundo online, como un formador de cualquier temática. 

Hay que tener en cuenta que no sólo lo que compartimos en Internet genera nuestra identidad digital, también lo hace a quién seguimos, quién nos sigue, los que comentan nuestros artículos y nuestros amigos y familiares.

Puede que tú que estás leyendo esto, incluso tengas varias identidades en la red, una más personal con la que te comunicas con amigos y familiares y otra más personal con la que realizas actividades laborales y conectas con otros profesionales de tu campo.

En cualquier caso, gestionar tu identidad digital como formador online no es sólo deseable, sino casi diríamos que obligatorio. Por eso en este post os enseñaremos a gestionar vuestra identidad digital para que cuando un usuario quiera saber qué se dice de vosotros en la red, vea resultados profesionales y de calidad.

¿Dónde debemos dejar nuestra huella digital?

Las opciones son múltiples, pero la respuesta es sencilla. Deja tu huella en aquellos sitios en los que vayas a compartir, opinar, comentar  y mostrar lo que eres con regularidad. De nada sirve tener perfiles abiertos en sitios donde nunca vayas a comentar nada. Ahora sí, te mostramos algunos lugares donde sería conveniente que estuvieras presente como formador online.

  1. Redes sociales. No es necesario estar en todas, pero Facebook, Twitter y Linkedin son de gran ayuda para alguien que trabaja de manera online.
  2. Web o Blog. Si no puedes crear tu propia web que incluya un blog, puedes hacer un blog gratuito en Wordpress. Es tu forma de dar tu opinión, dar a conocer quién eres y convertirte en un referente de tu sector. Además, es una excelente forma de publicitar los cursos, conferencias y webinars que realices.
  3. Foros. Aunque no serán un foco de captación de alumnos, te ayudan bastante a conversar con otros colegas, con lo que pueden surgir colaboraciones de cualquier tipo (publicitarias, formativas, etc).
  4. Lugares de contenido digital. Si utilizas Slideshare o Google Docs para subir documentos o presentaciones para causar impacto, también estás mostrando tu profesionalidad. Un perfil en este tipo de webs dan a los usuarios una imagen de persona activa, creadora y fructífera.
  5. Email. El uso que le das a este medio de comunicación es vital para tu prestigio o reputación online. Realiza envíos frecuentemente, pero sin llegar a spamear para no conseguir un efecto no deseado. Como formador online, puedes enviar a tus lista de suscriptores ofertas sobre tus cursos, anuncios sobre nuevas formaciones, contenido informativo adicional, tus últimos artículos de blog, etc.

Elementos a tener en cuenta

Para trabajar bien nuestra identidad digital hay varios conceptos que debemos tener en cuenta.

Por un lado debemos tener en cuenta nuestra visibilidad. Busca las respuestas a estas preguntas: ¿Eres más o menos conocido en la Red? ¿Has buscado tu nombre completo en Google? ¿Te gusta lo que ves? ¿Se corresponde con la realidad?

La reputación es un elemento muy importante a tener en cuenta, ya que es la opinión que los demás tienen de nosotros. Otro factor que debes considerar es la medición. Cuando cambias alguna estrategia, debes medir si funciona o no y qué tipo de efectos tiene en tus perfiles. Y por último, la privacidad. Lee con atención este apartado cuando ofrezcas tus datos en cualquier registro.

Algunas herramientas para controlar estos tres factores son Google Analytics, Twitrratr, Howsociable, Mentionmapp, Klout o Twitter Counter, Boardtracker, Hashtracking, Social Mention.

Algunos consejos para gestionar tu identidad digital

Lo mejor que podemos decirte es que seas tú mismo. Si tu marca profesional es aséptica y sin ninguna opinión, los usuarios te considerarán poco interesante (tanto persona como el producto que vendas).

En el caso de un formador online, es conveniente ser un gran conversador y estar accesible, para que los alumnos sientan que aunque están en el mundo online, no se encuentran solos. Uno de los consejos que he dado siempre como formadora online de marketing, es que se puede opinar, pero no polemizar, y menos aún con temas que son ajenos al curso (fútbol, política y religión, por ejemplo).

Internet no olvida. Construir tu identidad digital es construir tu propia marca.