Y un futuro muy cercano. Hoy hablamos de una palabra que se ha hecho un hueco entre los anglicismos de nuestro idioma (y su mejor traducción, “aprendibilidad”, ni siquiera se encuentra en nuestro diccionario). Y viene con fuerza, por lo que hay que tenerla en cuenta, sobre todo si te mueves en el mundo de la educación o de la empresa. Hay quienes incluso aseguran que será clave en la Cuarta Revolución Industrial. Hoy hablamos de Learnability

Si no te quieres quedar atrapado en el pasado, sigue leyendo…

Aclarando el término…

Los jóvenes que en estos momentos se encuentran terminando sus estudios tendrán que reciclarse laboralmente entre unas 10 y 14 veces, lo que exige una capacidad de aprendizaje amplia. Y ahí es donde entra la “learnability”, también llamada “aprendibilidad” (utilizaremos este término de ahora en adelante), que podemos definir como la capacidad de aprender rápida y eficazmente. En ocasiones, puede confundirse el término con “empleabilidad”. 

Empresa y alumnado

Las empresas de hoy en día buscan candidatos que asuman la formación continua como un aspecto clave en su currículo, los llamados knowmads

El mundo de la empresa está cambiando a pasos agigantados y se necesita una actualización constante y no motivada por la falta de preparación, sino por el deseo de desarrollo personal. Por eso, la aprendibilidad se ha convertido en un factor determinante para la empleabilidad. Según los datos, el 65% de los trabajos en los que participará la generación Z (nacidos a partir del 2000) no existe todavía así que la renovación se convierte en crucial para generar oportunidades laborales. Sólo tendrán éxito aquellas empresas capaces de combinar talento, competencias y tecnología.

Las empresas tendrán que adaptar la forma en la que enseñan y hacerlo para que sus empleados se mantengan actualizados, a través de capacitaciones rápidas y ágiles. Por eso nacen plataformas online como ClassOnLive, con medios para formar a grandes grupos de personas de forma rápida, de calidad, flexible y eficaz. Es importante elegir plataformas que fomenten el concepto de comunidad y trabajo colaborativo para fomentar la aprendibilidad.

En cuanto al alumnado, la aprendibilidad requiere que prestemos atención no sólo a los contenidos que presentamos, sino a la necesidad de estimular a los alumnos en su capacidad de aprender. Esto es válido a todas las edades y en todas las situaciones, independientemente de la modalidad formativa que elijamos. Los profesores se convierten en mentores de talento, facilitadores de aprendizaje y en un referente inspirador.

¿Cómo implementamos la aprendibilidad?

  1. Buscando metas concretas que nos motiven para conseguir nuestros objetivos.
  2. Identificando las carencias de nuestro currículo para corregir las debilidades mediante formación.
  3. Teniendo un pensamiento positivo que leve nuestro nivel de motivación y compromiso con nuestra superación personal.
  4. Observando e imitando a los profesionales que sean nuestros referentes. 
  5. Convirtiendo la lectura en un hábito que nos enriquecerá y estimulará.
  6. Trabajando nuestra inteligencia emocional. 
  7. Siguiendo nuestra vocación, siendo feliz aprendiendo. 

Recuerda que en la sociedad del conocimiento, sólo tienen éxito aquellos (empresas y profesionales) que son capaces de evolucionar a la misma velocidad del entorno. Ha llegado el momento de los aprendices versátiles.