En un entorno donde las estrategias empresariales están relacionadas con ir avanzando en la transformación de las empresas tradicionales, un camino que, aunque en muchas empresas está sin definir, sin duda se va a ir encaminando hacia el objetivo de convertirse en empresas digitales, capaces de incorporar e integrar las grandes oleadas de digitalización que se sucederán en los próximos años.

Las profesionales de la gestión de las personas, han recurrido a diversos métodos para elaborar sus planes de formación anuales, entre ellos los basados en la demanda de los trabajadores o de los responsables de los distintos departamentos. A la vez, se ha utilizado la evaluación del desempeño para hacer los planes personales de desarrollo. Todos ellos han sido útiles en las situaciones evolutivas o de relativa estabilidad en los que hemos vivido en relación con la tecnología y la estrategia empresarial.    

La orientación estratégica de la formación para la digitalización

En la situación actual de cambios profundos en la relación con los clientes, de innovación en productos y servicios digitales, la digitalización de los procesos, los cambios tecnológicos y de los modelos de negocio, sin duda generan la necesidad de las denominadas competencias digitales. Por ello, es el momento de dar un peso muy importante a la estrategia de transformación digital de la empresa en los planes de formación para con ello convertir las personas de la organización en el apoyo clave en el camino hacia la empresa digital.    

Desde el punto de vista de la formación, la pregunta es las actividades de formación que no estén alineadas tanto en los contenidos como en los destinatarios con la estrategia digital tienen sentido. Según el informe reciente de sobre Competencias para el trabajo ICT for Work: Digital skills in the workplace, publicado por la Unión Europea, son los puestos de trabajo con mayor cualificación como directivos, mandos intermedios y técnicos los que están experimentando una mayor demanda de competencias digitales para el trabajo. Está situación está siendo percibida por la parte más dinámica de estos perfiles, que se están incorporando con más intensidad a programas de formación en competencias digitales.  

La adquisición competencias para el desarrollo de la empresa digital, debe ser el objetivo prioritario y urgente de los departamentos de recursos humanos. Las competencias y el talento digital no surgen de manera espontánea, sino que debe destinarse los recursos económicos y el tiempo de formación necesarios.

El Modelo de Empresa Digital y su aplicación en el desarrollo de competencias

Despejada la duda sobre la necesidad de una estrategia de formación para la digitalización, la cuestión siguiente es que competencias debemos incorporar. El termino competencias digitales se ha asimilado en muchos casos a habilidades digitales básicas relacionadas con el uso de dispositivos, o la comunicación digital que todos necesitamos. En otros casos se asimilan con las necesarias para el desempeño de profesiones relacionadas con las TIC, evidentemente también necesarias en cualquier empresa.

Para desarrollar plan de formación hoy en día, se necesita comprender que la gran mayoría de las empresas van a ser digitales, y que es en ese contexto donde debemos identificar las competencias para el desarrollo de la empresa digital, que no son  genéricas ni las mismas para todo el personal, sino que deben adoptarse a actividades que realiza los empleados en la empresa, dependiendo si estamos en contacto con clientes, trabajamos en procesos internos, o si la actividad está relacionada con la organización de la empresa o la gestión de personas.  Por esto, desde ITED hemos partido del Modelo de Empresa Digital para definir los diferentes grupos de competencias que pueden ser usadas para definir los planes de formación.

El Modelo de Empresa Digital, ha surgido del análisis detallado de los procesos de digitalización en los que se está produciendo un mayor impacto. Estos procesos los hemos agrupado en cuatro ejes: liderazgo y estrategia digital, clientes, tecnología y personas. Los grandes cambios necesarios en las empresas tradicionales, nos han servido para determinar las necesidades de competencias para la empresa digital:


  1. Competencias relacionadas con el eje de liderazgo y estrategia digital, son las que necesitan los directivos para liderar el proceso de trasformación con una visión holística de la empresa digital, y definir una estrategia basada en centrada en el cliente digital, la digitalización de la empresa, la nueva arquitectura tecnológica y de datos, el desarrollo de nuevos modelos de negocio a partir de una mentalidad digital y la cultura digital de las personas.
  2. Competencias relacionadas con el eje clientes, son las que son las que necesitan el personal para desarrollar una nueva forma de relacionarse con los clientes y mercados, de participar en ecosistemas, de innovar en productos y servicios digitales, de desarrollar la omnicanalidad, el comercio electrónico y la logística, y de comunicarse por medio del marketing y apoyar las experiencias positivas del cliente.
  3. Competencias relacionadas con el eje tecnologías, son las que necesitan el personal de operaciones y tecnología para identificar las necesidades de digitalización de los procesos de la red de valor, sirve de guía para la integración de los sistemas heredados con las tecnologías emergentes, la recopilación de los grandes datos y su utilización en la inteligencia de negocio y el desarrollo de nuevos modelos de negocio.
  4. Competencias relacionadas con el eje personas, son las que necesita el personal de recursos humanos y formación para el desarrollar una mentalidad digital, las competencias para la empresa digital y la gestión del talento digital en el personal. Este enfoque sirve para planificar las actividades de formación necesarias para incorporar la cultura digital en la organización, diseñar nuevos espacios de trabajo inteligente.



La utilización de este modelo, es una poderosa herramienta a disposición de las empresas y las personas que sirve de guía para su transformación digital. El ejemplo de cómo las 40 competencias se plasman en acciones concretas de formación se puede consultar en www.institutoted.com

Post Invitado: 


Luis Lombardero. 

Lleva 30 años trabajando como directivo y emprendedor en pymes y empresas multinacionales industriales y de servicios. Es autor de cuatro publicaciones donde aborda aspectos para la mejora de la gestión empresarial en la nueva Era Digital.