Si has decidido hacer un curso de inglés o eres profesor online de idiomas seguro que te planteas muchas preguntas: ¿Hago un curso online o presencial?, ¿Cuál me da más garantías de aprendizaje?, ¿Enseño online o busco academia que contrate mis servicios? ¿Cuáles son más fiables?

Hemos decidido ayudarte contándote las ventajas e inconvenientes de los cursos de inglés, tanto online como presenciales, para profesores y alumnos.

Hasta hace unos años, el inglés era un idioma al que sólo se podía acceder mediante formación oficial. Con el auge de Internet, los cursos de inglés online han crecido de manera vertiginosa hasta convertirse en una de las opciones más utilizadas para aprender idiomas. Muchos docentes encuentran un puesto de trabajo gracias a la impartición de clases online de idiomas, muy utilizada en la actualidad.

Actualmente, los cursos por Internet se han renovado muchísimo y ya no se limitan a simple documentación poco actualizada en un campus virtual. Ahora, se realizan clases online en directo, donde alumno y profesor pueden interactuar en tiempo real y matizar muchos aspectos de su aprendizaje. No obstante, los presenciales siguen gozando del respeto de los alumnos.

¿Cuál es la razón? Te contamos algunas características de los cursos de inglés por Internet y de los cursos de inglés presenciales por si has decidido aprender uno de los idiomas más necesarios para mejorar tu formación laboral o si quieres impartir clases online de inglés y ganar un dinero extra.

Cursos de Inglés por Internet

  1. La compatibilidad con trabajo y estudios es absoluta. Puedes elegir cuándo y dónde aprender o enseñar inglés.
  2. Estudias a tu ritmo. Los horarios son mucho más flexibles si estudias online ya que es el propio estudiante quien marca las líneas de su aprendizaje. Son las empresas las que se adaptan al usuario. De mismo modo, si eres tutor online, puedes elegir el horario en que quieres realizar tus cursos.
  3. El curso online suele ser más barato que el presencial ya que la empresa que lo imparte ahorra costes de lugar de impartición y mobiliario necesario para hacer un curso presencial. Para el profesor, tan sólo conlleva los gastos de la plataforma en la que quiera mostrar sus servicios, como ClassOnLive.
  4. La formación online ofrece una información más personalizada e individual. Permite adaptar los contenidos a las características del alumno.
  5. Los cursos de inglés por Internet permiten multitud de dispositivos. En una era globalizada, los alumnos y los profesores acceden a clases bien por smartphone, tablet u ordenador con conexión a Internet.
  6. Al tratarse de una curso online por videoconferencia, los estudiantes disponen de una formación totalmente actualizada.
  7. La resolución de dudas también puede realizarse al momento gracias a la formación en tiempo real pero online. El tutor online también puede ver los progresos del alumno al instante.
  8. Existe una oferta más especializada debido a que un mayor número de estudiantes pueden optar a formarse independientemente de su ubicación, nivel o situación personal.

Cursos de Inglés presenciales

La principal ventaja que poseen los cursos presenciales frente a la formación online, es que estos últimos, debido a su flexibilidad, poseen una alta tasa de abandono. No obstante, este problema está siendo subsanado mediante blended learning, que combina la formación presencial con la online.

El argumento más recurrente a favor de las clases presenciales es la conexión con el mundo exterior en una sociedad cada vez más limitada a lo online en la que puedes hacer cualquier cosa sin salir de casa. Ganas en comunicación con tus semejantes y con el mundo que te rodea.

Otra de las ventajas de las clases presenciales es que no todo el mundo está al día en tecnología y quizás haya quien no sepa solucionar un problema con la cámara de su ordenador, o los auriculares, por ejemplo. Puedes perder una clase por un fallo técnico, cosa que no ocurre tan frecuentemente en la formación presencial.

Según un estudio del Gobierno de los EEUU, la formación más efectiva es la que combina aprender inglés online con clases presenciales. Por eso creemos que la videoconferencia es la mejor opción, ya que combina lo mejor de las dos opciones: el alumno no se siente aislado y recibe feedback instantáneo de su profesor y las clases suelen ser baratas y cómodas.

Si quieres impartir clases o cursos de inglés o quieres crear tu propia academia online de idiomas puedes solicitar una demo en la que te indicaremos cómo puedes disfrutar de una academia online totalmente operativa.


Te animamos a echar un vistazo a lo que otras academias online están haciendo con nosotros, como Alcalá English.