No hay fórmulas mágicas. Empezar este artículo con esta frase puede ser pesimista, pero no por ellos menos cierto. Tener éxito en la venta a través de Internet no es fácil, y si existiese una fórmula mágica ya se sabría y todos ganaríamos dinero vendiendo en la red.

Hay muchas formas de vender por Internet: a través de tiendas virtuales, de una página web propia, páginas de terceros, marketplaces, email marketing, etc.

No obstante, existen una serie de prácticas y requisitos a tener en cuenta que nos ayudarán a conseguir beneficios y ventas, que es de lo que se trata. Ten claro que no es lo mismo vender productos que servicios. Echa un vistazo a las recomendaciones generales que te proponemos a modo de clases online, antes de lanzarte a la piscina de la venta online:
  1. Identifica tu mercado. ¿Quién es tu público objetivo? ¿A quién te diriges? ¿Cuál es tu competencia? Debes averiguar si realmente hay gente interesada en lo que ofreces y que esté dispuesta a pagar por ello.
  2. Identifica tu producto. ¿Qué vendes: un servicio, un producto? ¿Realmente es un producto novedoso, potente?¿Qué distingue a tu producto de los de la competencia?
  3. Identifica a tu competencia. ¿Hay más personas vendiendo lo mismo que yo?¿Puedo competir con ellos?
  4. Si te lanzas a montar tu tienda online, necesitas tu propio hosting y dominio, que otorgarán a tu servicio confianza y buena reputación. Prestashop o Magento son algunas de las opciones más habituales dentro del e-commerce.
  5. No olvides disponer de varias formas de contacto (ya sea en tu blog si vendes tu servicios como profesional o en tu tienda online si vendes un producto físico). Formulario de contacto, email visible, acceso a redes sociales, etc.
  6. Aclara muy bien el sistema de entrega y devolución de pedidos. Cuida personalmente la gestión de incidencias.
  7. Utiliza varios métodos de pago. Los tradicionales son transferencia, contrarreembolso o domiciliación bancaria, tarjeta o Paypal.
  8. No olvides anunciar cuál es tu política de privacidad y protección de los datos de terceros.
  9. Aunque estés vendiendo, sigue analizando los datos para acercarte más a tu público y conocer qué necesita. Revisa y valora la información que generan las ventas y las visitas a la web.
  10. Da prioridad absoluta a la imagen. Si una fotografía de un producto no llama la atención, seguramente no se venderá.
  11. Promociónate en redes sociales para dar a conocer tu tienda, tus productos y tus servicios. Pero ten cuidado con el spam.
  12. Incluye testimonios de terceros en la web para generar confianza.
Vender por Internet no es tarea fácil y no se consigue en dos días. Trabaja, trabaja y sigue trabajando para lograr los resultados esperados.