Es un hecho indiscutible que la formación online ha cambiado el sector de la educación por completo. Las nuevas tecnologías han impulsado a los educadores a innovar y crear un mejor ambiente de aprendizaje para sus estudiantes. Incrementa vertiginosamente el número de estudiantes inscritos en cursos virtuales, que demandan la sensación de pertenencia a un grupo en el que se les considera relevantes e imprescindibles.

Los espacios de educación formal no pueden seguir dando la espalda a la revolución digital, teniendo en cuenta que la mayoría de los estudiantes son ‘nativos digitales’ nacidos en una sociedad en la que los objetos son de utilización intuitiva e inmediata y donde los manuales de instrucciones han pasado a la historia.

La naturaleza humana necesita interacción y comunicación para desarrollarse con éxito. Por eso, la interactividad es una característica esencial para el éxito de un curso online.

Actualmente, existen estudios que miden la satisfacción del estudiante en un curso online teniendo en cuenta si la interacción entre los protagonistas del aprendizaje es la adecuada. Así, se estudia la interacción estudiante-instructor, estudiante-estudiante, estudiante-contenido y estudiante-plataforma de aprendizaje. 

Si eres formador online, ya sabes lo importante que resulta mantener a tus alumnos motivados en curso para que lo consideren de calidad. Por eso hoy te ofrecemos algunos trucos para mejorar la interacción en tus cursos online:

  1. Cantidad de estudiantes. Es básica para favorecer la interacción. Los MOOCs han supuesto toda una revolución educativa, pero tienen una tasa de abandono alta por la dificultad de comunicarse entre formador y estudiantes. Recomendamos crear cursos online de menor tamaño (pequeños grupos) cuando la temática del curso sea difícil y webinars (no más de 150 personas) para temas más sencillos.
  2. Protocolos de comunicación. Antes de empezar el curso, hay que comentar con los estudiantes las formas en las que puede establecer comunicación tanto con el formador como con el resto de estudiantes. Establecer horarios y vías de comunicación alternativas es una buena opción.
  3. El rol del alumno. El alumno debe estar predispuesto a la participación y a la interacción, por eso, es mejor advertir en la descripción del curso que éste requiere la opinión y participación del estudiante en los contenidos.
  4. Actividades colaborativas. Un recurso imprescindible para favorecer la interacción es la obligatoriedad de realizar actividades en grupo, proyectos colaborativos, estudios de caso, prácticas conjuntas, etc.
  5. Herramientas de comunicación. Comunidades, foros, emails, chats, grupos de whatsapp, favorecen la experiencia del alumno y fomentan el intercambio de archivos, información, investigación y la participación de la comunidad educativa en el aprendizaje.
  6. Hilos de discusión alternativos. El profesor es quien debe proponer temas de opinión o debate. No obstante, puede resultar más relevante y fácil para un alumno comentar algo en un hilo de discusión llamado “Preséntate” que en uno opinativo sobre un tema polémico. Utiliza temas simplemente para socializar.
  7. Plataformas intuitivas. Pese a lo que muchos puedan pensar, disfrutar de una plataforma sencilla que permita al alumno y al docente comunicarse con facilidad, favorecerá la interacción en el curso online. Si al alumno, por ejemplo, le resulta difícil saber cómo poner su primer comentario en el chat, no lo hará. Influyen también el diseño del sitio, iconos, instrucciones claras, etc.
  8. Gamificación. Está ampliamente demostrado que el juego favorece el aprendizaje y la interacción también en la enseñanza. Realizar quizzes online puede ayudar a que los estudiantes se mantengan atentos. Además, les ayudará a reforzar conceptos, a entender temas complejos o afianzar lo aprendido.


No importa el método que escojas, siempre tienes que tener en cuenta que debes intentar conocer mejor a tus alumnos. Sondea, pregunta, encuesta, participa y sabrás que demandan tus alumnos. Sigue estos consejos y ayudarás a que tus cursos online sean más atractivos a tus usuarios. No sólo ganan ellos en conocimientos, también lo haces tú en prestigio profesional.