Todos vendemos algo, ya sea un idea, una opinión, una lavadora o incluso a nosotros mismos. La de comercial es una profesión que no goza de muy buena fama y a la que todos hemos pensado en recurrir cuando no encontramos trabajo, bien porque creemos que todo el mundo puede hacerlo, bien por la multitud de ofertas que encontramos en España.
Y es que, el de comercial es uno de los trabajos más demandados en nuestro país (un 40% de vacantes en 2013), con lo que constituye una salida laboral natural aunque sea también uno de los trabajos menos vocacionales que podemos encontrar.
Las ventajas de trabajar como comercial son muchas: atractivos salarios, incentivos, beneficios con respecto a otros trabajadores, flexibilidad de horarios, etc.
Si, por las razones que sea, has decidido que quieres trabajar como comercial, te mostramos una lista de consejos que te ayudarán a enfocar mejor esta profesión. Son los siguientes:
  1. Diseña un currículum acorde al trabajo que optas. Un comercial debe explicar en su curriculum su cartera de clientes y los objetivos logrados (del más al menos relevante), incluyendo cifras.
  2. Si tienes algún curso de formación, mucho mejor (las empresas buscan personal cualificado). Existen numerosos cursos en la red de técnicas de venta, administración comercial o agente comercial. Ten en cuenta que no existe la titulación de comercial en el amplio abanico de grados de las universidades españolas.
  3. Intenta conocer el mercado en el que vas a trabajar. Pregunta, lee, practica, investiga y te será mucho más fácil no sólo optar al puesto, sino también defenderte cuando estés trabajando.
  4. Planifica. Aunque hemos propuesto como ventajas la flexibilidad de horarios, no se trata de visitar una tienda y ya está. Piensa qué quieres vender, qué puede necesitar el cliente, cómo debes vendérselo y ten prevista tu respuesta a situaciones negativas.
  5. ¿Sabes comunicar? Si no dominas este punto, estás despedido. Hablar en público, empatía, facilidad para resolver conflictos, persuasión, etc; son habilidades sociales que debes dominar.
  6. Imagen. En un puesto de cara al cliente es muy importante, muchos clientes toman decisiones basándose en la apariencia del comercial porque les da seguridad y confianza.
  7. Alta actividad comercial. Debes interaccionar constantemente con tus clientes para conocerlos mejor y anticiparte a sus necesidades.
  8. Predisposición al cambio. Nuestro producto cambia, el cliente cambia, el mercado cambia, la competencia cambia… Un buen comercial debe estar preparado para percibir los cambios de entorno.

No obstante, los expertos aseguran que en un año el trabajador (y la empresa) saben si es apto para el trabajo o no, ya que es un trabajo orientado exclusivamente a resultados. Es un trabajo para personas fuertes y luchadoras. Sin embargo, nunca está en crisis, siempre se necesita al mejor vendedor. ¿Quieres serlo?



¿Me echas una mano compartiendo este post?